“Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; más sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento”. Isaías 60:1.

Es el tiempo donde una nueva gloria viene para los profetas, con nuevo honor y favor. Es el tiempo del remanente, aquellos han sido oprimidos u olvidados serán renovados y una voz autorizada para hablar en nombre del Altísimo, aguas frescas sobre la iglesia, una impartición con autoridad para direccionar y mostrar el camino por dónde el rebaño debe andar. Los que han estado desanimados están recibiendo ánimo.

Este es un llamado a los profetas, esa comunidad que el Señor los guardó y sustentó hasta este momento para este tiempo, ya no seguirán escondidos, las ciudades e iglesias los escucharán y los reconocerán. Muchos profetas han estado escondidos, no han conocido su verdadero llamamiento porque la religión y la tradición se lo han impedido, pero ahora verán, saldrán de la oscuridad y resplandecerán.

Es el momento de honrar al que habla en el nombre del Señor, las gentes se amontonarán porque tendrán comezón de oír Palabra de Dios. David huyó a la cueva, Dios lo sustentó al igual que hoy a cada profeta, viene el tiempo donde el profeta anunciará buenas nuevas y el remanente actuará. Cuando Jezabel mataba a los profetas, Abdías escondió a los profetas y los sustentó. Profetas, Dios los sustentó con pan y agua, hoy levántate, toma tu báculo y sal de la cueva, tu tiempo ha llegado, resplandece!!!

Oramos: Señor gracias por tus profetas, hoy empodéralos y tu palabra esté en sus bocas y el poder los cubra para dar todo lo que tú deseas Señor. Amen. Como profeta debes salir de las sombras para cumplir con tu llamamiento. También es tiempo de restauración, sanidad y liberación. Los profetas serán sanados y restaurados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here