“Porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa”. Hebreos 10:36.

Muchos se quedan estancados sin alcanzar su potencial porque aún antes de empezar ya toman una decisión inconsciente de fracaso.

En vez de pensar: “Lo voy a lograr”, desarrollan una idea o un proyecto pensando: “Bueno, voy a ver qué pasa, seguro que como siempre va a salir mal, pero de todas formas voy a intentarlo”. Esa decisión inconsciente ya predijo bastante el resultado de su intento.

Estas personas piensan una y otra vez acerca de cuán “ordinarios” son, ¡qué novedad! Todos somos iguales de ordinarios. ¡Somos pecadores, tenemos limitaciones, cometemos errores y vamos al baño!

La clave no está en saber cuán ordinarios somos, sino en el esfuerzo extra que debemos hacer para lograr lo extraordinario. El escritor de hebreos nos insiste en la perseverancia.

Él sabía la necesidad de perseverar, en llevar a cabo los sueños que Dios nos da para poder disfrutar al máximo de sus promesas. Es un hecho que no vamos a perseverar si inicialmente tenemos una actitud negativa y fracasada.

Te hago una propuesta, al terminar este devocional haz un listado de diez cosas que deseas y al lado de cada línea escribe: “Lo voy a lograr”. En este ejercicio no pongas condiciones ni dudas, escribe lo que está en tu corazón creyendo que lo vas a lograr, pase lo que pase. Luego, antes de escribir nada más, ten tu audiencia con el Rey de Reyes.

Oramos: Querido Padre, quiero que me ayudes a tener una actitud positiva respecto a los sueños. Gracias porque no quieres que seamos fracasados, sino que te alegras cuando tenemos sueños hermosos. Sigue dándome más determinación para hacer mi parte. En el nombre de Jesús, amen.

¿Tengo una actitud positiva cuando inicio mis sueños y proyectos? ¿Qué significa para mí perseverar? ¿Avanzo a la meta sin mirar los obstáculos y espero en Jehová porque Él hará?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here