“Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón”. Hechos 9:3.

Cuando conocemos a Cristo todos necesitamos un proceso para ser transformados.

Saulo de Tarso tuvo que pasar por ese proceso de manera muy rápida para convertirse en el famoso evangelista, tenía que doblegar su carácter y aceptar que otro lo condujera de la mano hasta Damasco.

Su humildad tuvo que aflorar para seguir las instrucciones que el Señor le dio. Tuvo que morir a su “yo”.

En esos tres días, Saulo quedó completamente ciego, desconectado del mundo, pero en conexión con Dios, dedicado al ayuno y la oración. Tiempo dispuesto por el Señor para que reflexionara sobre el propósito para el cual fue escogido.

Necesitaba esos tres días para resucitar en un nuevo hombre, sin orgullo, sin pretensiones, sin prejuicios y argumentos religiosos. Un hombre controlado totalmente por el Espíritu Santo, transformado en su carácter, fortalecido por el poder de Dios y con una nueva visión y asignación: ir a predicar el evangelio al mundo gentil.

Esas son las cosas que Dios hace. Él cambia totalmente nuestro enfoque cuando tenemos un encuentro genuino con Él.

Nos lleva a la postración y al reconocimiento. Nos lleva a la obediencia y humildad para que nos rindamos a su voluntad. Nos enseña a seguir instrucciones y a dejarnos guiar por el camino correcto, a buscar una íntima relación con Él, a practicar el ayuno y controlar así nuestros apetitos emocionales y carnales.

ORAMOS. Amado Señor Jesús, gracias por ese verdadero encuentro contigo, afírmame en tu carácter para no ser más yo, sino tú viviendo en mí. Cámbiame y límpiame para poder convertirme en instrumento escogido para la obra a la que me has llamado. Amén.

APLICACIÓN. Un verdadero encuentro con Jesucristo debe producir: una transformación de nuestro ser, una renovación de nuestra mente y un propósito de vida totalmente diferente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here