“Respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

Mateo 4:4

En todos los países del mundo, la corrupción política no es nada nuevo. Tampoco lo es la corrupción espiritual. Satanás intentó tentar a Jesús para que “vendiera” sus convicciones Mateo 4:1-10.

El tentador se le acercó cuando el Señor estaba cansado y hambriento, y le ofreció satisfacción inmediata: pan caliente en segundos, una salvación milagrosa, y los reinos del mundo y su gloria. Sin embargo, Jesús sabía qué era lo mejor.

Era consciente de que los atajos son enemigos peligrosos. Pueden ofrecer un camino libre de sufrimiento, pero, al final, el dolor que producen es mucho peor de lo que podamos imaginar. “Escrito está”, declaró Jesús tres veces durante su tentación vv. 4, 7, 10.

Se aferró con firmeza a lo que sabía que era la verdad de Dios y su Palabra. Cuando somos tentados, Dios también puede ayudarnos. Podemos depender de Él y de la verdad de su Palabra para ayudarnos a evitar atajos peligrosos.

Oramos: Señor, llena mi espíritu de la disciplina necesaria para evitar todos esos atajos peligrosos, que me alejan de tus caminos, de manera que pueda convertirme cada día en un mejor discípulo. Fortaléceme y hazme atento para aprovechar cada oportunidad de acercarme a Ti y al propósito que has determinado para mi vida. Amén. El camino de Dios no es fácil, pero seguro que lleva a la satisfacción eterna, quién camina, debe tener paciencia y esperanza, fe y propósito, porque Dios galardona a los tales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí