“Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente”. Juan 5:19.

¿Qué era Jesús? El duplicado humano de Dios en la tierra. Miraba al Padre constantemente, hacía lo que el Padre hacía, no se apartaba, no tomaba sus propias decisiones, dependía cien por ciento del Padre. Podemos hacernos una gran pregunta: ¿En tu vida se hace tu voluntad o su voluntad? Seguro tienes una respuesta.

Vivir la vida cristiana y hacer la voluntad de Dios, es someter, esclavizar, ser siervo, depender, buscar la perfecta voluntad de Dios, someter los pensamientos a Dios y dejar que Él piense y ordene, entre otras muchas cosas.

Dios es el motor que hace que se ponga en movimiento mi vida, en Cristo Jesús tengo el poder y potencial para vivir el 100% la voluntad de Dios. Bien vale el esfuerzo vivir y trabajar por la salvación y la vida eterna con Dios, logrando los objetivos para los cuales fuiste creado.

Oramos: Señor, no tengo cara para presentarme delante de ti, mis faltas, desobediencias, falta de sumisión y por sobre todo te he fallado. Dame Señor una nueva oportunidad, lléname de tu Espíritu Santo, sin ti es imposible, por mis fuerzas soy un fracaso, en el nombre de Jesús, amen. Un momento basta para calificar tu vida, Jesús vivía 100% la voluntad de Dios, tú ¿Qué porcentaje puedes calificar? Menos de cien, es no calificar, significa tomar en serio y trabajar para aumentar el porcentaje, al menos cuando lo intentas, el Señor vendrá en tu ayuda para lograrlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí