“¡Vivan con alegría su vida cristiana! Lo he dicho y lo repito: ¡Vivan con alegría su vida cristiana! Que todo el mundo se dé cuenta de que ustedes son buenos y amables. El Señor Jesús viene pronto”. Filipenses 4:4.

Hay un paradigma que se ha ido rompiendo en la actualidad y es el de pensar que ser cristiano es tener una vida aburrida y gris; que vivimos en base a legalismos que nos prohíben muchas cosas; eso creen las personas que están buscado religión, mas no relación con Dios.

Pensamos que es suficiente una serie de leyes u obligaciones de las cuales tú no sabes del porqué, ni el para qué, si no que simplemente la tienes que cumplir y ya. De que vale cumplir si nuestro corazón está lejos de lo que en realidad tenemos que buscar… Dios.

Muchas veces las personas nos tildan de amargados, criticones, antisociales, raros, anormales, por qué no hacemos lo mismo que el mundo hace, lo cual nos debe de tener sin cuidado; pero aunque muchas veces no nos importe lo que piensen los demás, hay un testimonio que guardar y una fe que sin obra es muerta.

Hay que lograr cambiar esa imagen en las personas que nos rodean, que sea Jesús reflejándose en cada cosa que hagamos, el mundo se tiene que dar cuenta de que somos buenos hasta con nuestros enemigos, amables, y aún más con las personas que no conocen de Dios, para que ellos también anhelen esa gracia y ese amor que Nuestro Padre deposita en cada uno de nosotros y así lleguen a sus pies, se social con el amargado, bríndale una sonrisa y Dios te bendiga a tu vecino o compañero de trabajo, que siempre se la pasa hablando mal de ti, extiéndele la mano al necesitado.

Oramos: Padre, me has provisto tus recursos, levantado con tu diestra, depositaste tu confianza en mí, hoy puedo servirte, hacer tu voluntad porque Jesús venció, ¡Es posible!, gracias mi Señor, en el nombre de Jesús, amen. Valoremos este consejo que nos da Pablo, que a pesar de tener tantas tribulaciones, aun así nos dice que vivamos con alegría esta vida cristiana. Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, guardara vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí