EL concejal Leandro Giubergia compartió declaraciones al respecto sobre el debate de si son necesarias las clases presenciales o no, en el marco del aumento de casos de coronavirus en el pais y la provincia.

“Durante las últimas semanas nos han intentado plantear esta falsa dicotomía entre la salud y la educación. Es raro como los argentinos podemos olvidar tan rápido los errores del pasado. No obstante los jujeños somos un pueblo memorioso y sacrificado, aprendemos de los pasos mal dados y desde el 2015 en esta provincia hemos tomado un camino de progreso, basado en el diálogo, la promoción de las Pymes, la industria y la educación.

Hace un año nos decían que debíamos elegir entre la economía y la salud. Nos aseguraban que un encierro sin fecha límite era indispensable. Esto trajo como consecuencia una enorme crisis económica que actualmente transitamos. Mientras el resto de los países empiezan a acomodar sus cuentas, en Argentina la inflación y la pobreza suben, es menester tomar cartas en el asunto.

El encierro golpeo fuerte no sólo a la industria y al comercio sino que tambien mantuvo a los chicos fuera del aula durante un año. Pese a todas estas restricciones, que se extendieron varios meses, la Argentina estuvo, durante cinco semanas, entre los 10 países con más muertos por COVID-19 cada 100 mil habitantes. Hace apenas un mes, Pedro Cahn el gestor de esta extensa cuarentena nacional aseguró que “2020 nos dejó como enseñanza que ya no hacen falta cuarentenas tan largas”. A esto se suma que UNICEF recomienda que las escuelas sean lo último en cerrar y lo primero en abrir cuando las autoridades comiencen a suprimir las restricciones.

El sistema sanitario jujeño se preparó durante un año para esta segunda ola y está respondiendo como se esperaba. Se han diseñado protocolos para que podamos seguir funcionando con esta nueva normalidad. El sistema educativo preparó todas las medidas sanitarias para recibir a los alumnos. Tenemos que seguir adelante. No vamos a permitir que nos amedrenten con sus falsas normas draconianas de “restricción o muerte”.

No hay dicotomía alguna entre la salud y la educación cuando se siguen los protocolos. Vamos a seguir apostando por los niños en las escuelas, por los comerciantes en sus comercios, los trabajadores aportando al progreso, por los miles de profesionales que en el 2020 cerraron sus estudios y consultorios, por las Pymes a toda máquina, cada uno de ellos cumpliendo con sus protocolos. Pero como pide UNICEF, las escuelas serán lo último en cerrarse y lo primero en volver a abrir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí