Lifeway Christian Resources , uno de los proveedores de contenido de fe más grandes del mundo, informó recientemente un crecimiento significativo en las ventas de Biblia a partir de abril del año pasado. Ese fue un momento en que gran parte del mundo comenzó a experimentar cierres debido al COVID-19.
 
“Fue un gran año para nuestro equipo de Biblias el año pasado”, dijo a CBN News el director ejecutivo de la compañía, Ben Mandrell.
 
Mandrell explicó que el mayor interés se debe a que la Biblia es donde la gente busca respuestas y guía durante los tiempos difíciles.
 
“No es de extrañar cuando las personas están en problemas o cuando sienten ansiedad y cuando se sienten inseguros acerca de sus vidas, ¿qué hacen? Empiezan a buscar esperanza”, explicó Mandrell. “Empiezan a buscar ayuda. Y en un momento en el que las iglesias locales están luchando por reunirse, la gente está más interesada en leer la Biblia en este momento y tener tiempo de calidad a solas con Dios, por lo que leen más las Escrituras”.
 
Shelly McLeod de Baker, Louisiana dice que el miedo y la incertidumbre que rodean la pandemia la llevaron a leer las Escrituras con más frecuencia.
 
“Tal vez una sensación de miedo se apoderó de mí y me motivó a acercarme a Dios”, dijo McLeod. “Leer Su Palabra simplemente te da la paz del Espíritu Santo”.

Mientras que las restricciones de COVID-19 aún se mantienen, muchas iglesias cerraron, esto no impide que la gente tome una ruta digital para adorar juntos. 
 
Mandrell dijo: “Ahora hay una opción de estudio bíblico en línea en Lifeway. La gente puede participar en un estudio bíblico en línea en torno a un gran estudio de Priscilla Shirer o alguien que esté aportando una nueva palabra”. 
 
A las 48 horas de su lanzamiento el día de Año Nuevo, las suscripciones a un podcast católico llamado ” La Biblia en un año ” explotaron en la lista de Apple, se anima a los oyentes a seguir la lectura de la Palabra de Dios en voz alta.

Con más de 1,3 millones de descargas, Schmitz dijo que está abrumado por la respuesta.
 
“No sólo hay un montón de historias poderosas en la Biblia, sino también la historia de la Biblia”, explicó Schmitz. “Creo que eso es probablemente lo que la gente se está dando cuenta, que tal vez necesitan más de lo que tenían en el pasado”.
 
Esa verdad, dijo Schmitz, está impulsando a personas de todos los ámbitos de la vida y denominaciones a considerar lo que es más importante en la vida.
 
“Creo que hay algo que el año pasado ha revelado que todos deberíamos haber sabido siempre que lo evitamos: que vivimos en un mundo de incertidumbre y vivimos en un mundo que no es seguro. Entonces todo lo que ha sucedido en nuestro mundo sucede y luego la gente dice, ‘Espera, ¿a lo qué me aferro que en realidad es permanente? ¿A lo qué me aferro que es realmente eterno?’ “, agregó.
 
Una cosa a la que la gente quiere aferrarse es algún tipo de compañerismo.
 
“La gente también tiene hambre de conexión”, dijo Mandrell. “No solo estudiando la Biblia por su cuenta. ‘Incluso si no puedo entrar en mi clase de escuela dominical o en mi grupo pequeño, ¿cómo puedo conectarme en línea y conectarme con personas relacionadas con temas espirituales?'”
 
“El Señor nos infunde cuando leemos sus Escrituras, así que espero que al final de esto, incluso durante el mismo, la gente se dé cuenta de que ‘estoy viendo el caos en el mundo de manera diferente, el caos en mi vida de otra manera. No veo a Dios como un tirano distante, sino como un Padre que sabe mi nombre, que me ama “, dijo el padre Schmitz. “Esa es mi oración a partir de todo esto”.

Fuente CBN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí