“Todo tiene su tiempo, y todo o que se quiere debajo del cielo tiene su hora” Eclesiastés 3:1.

Para todas las cosas hay una época, y un tiempo para cada propósito: un tiempo para nacer y un tiempo para morir; un tiempo para plantar y un tiempo para cosechar lo que plantamos.

En el tiempo que está nuestra vida, obremos en consecuencia, porque es parte del plan eterno que incluye los propósitos y las actividades de cada persona en la tierra.

Aprovechar el tiempo, lanzarnos a sembrar, plantar o cosechar en la obra de Dios, para lograr ser realizados y estar satisfechos. El Apóstol Pablo decía “He acabado la carrera” Pablo se sentía haber llegado a la meta, logrado el galardón.

No te desanimes, sigue corriendo la carrera, cada vez avanzas, creces en experiencia y conocimiento, sobre todo lo reconfortante que es predicar, ayudar a establecer un alma que viene a los pies de Jesús destruida.

La predicación del Evangelio de Jesús garantiza bienestar y felicidad; ver el poder de Dios obrar en las personas nos motiva a entender que el tiempo ha sido bien invertido. Haz obra de evangelista, entrena, discipula, ministra a hombres y mujeres que se morirían, pero tu haz llegado con la Palabra de vida.

ORACIÓN: Señor Jesús, qué bueno que has confiado en mí para esta tarea, extender el Reino y llevar las buenas nuevas. Gracias Señor por empoderar mi vida, fortalecerme para que pueda fortalecer a tantos, ayúdame a multiplicarme y tener hijos espirituales en abundancia, y verlos crecer en tu gracia. Amén.

Cuando comuniques el evangelio, cree que será hecho conforme La Palabra de Jesucristo, serás padre de multitudes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí