“Él está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar”. Isaías 40:22.

Se dice que Cristóbal Colón se pasaba horas sentado en el puerto mirando atentamente el mar, vez tras vez.

Lo conocido de aquellos años, era que la tierra era plana, y el mar terminaba abruptamente, era el motivo más que suficiente para no arriesgarse a ser tragado por aquella catastrófica catarata; todos los navíos navegaban cerca de las costas, o por lugares conocidos, nadie tenía el valor suficiente como para arriesgar y avanzar a lo desconocido.

Cristóbal Colón, comenzó a observar en la lejanía que primero aparecía la punta del mástil de la embarcación, luego a medida que se acercaba el mástil cada vez más alto sobre la superficie del mar, cuando en un momento se podía divisar toda la nave.

Esto generó en su mente, un principio, que la única forma que explique este acontecimiento, era la redondez de la tierra. Este sencillo principio, lo catapultó a encaminarse a un viaje que nadie lo había hecho, buscó apoyo, pero nadie se sentía desafiado a invertir en una empresa que no tenga resultados.

Colón es el descubridor de las américas, unió el continente europeo y américa con su nave, fueron meses de navegar y ver solamente agua, hasta que un día su teoría se hizo realidad, fue ese día, donde la biblia tenía razón sobre la redondez de la tierra, cuando cayeron todas las teorías dadas por certeras, las cátedras de años asegurando y creando mentes erradas.

Dios dice la verdad, la mente del hombre cree más en su razonamiento que en el creador. Colón fue un investigador, no creyó en lo que era enseñanza científica, en su mente creyó que era distinto, creyó en sus observaciones, y salió victorioso.

Los que creen en Dios, en su Palabra, siempre caminarán por la verdad, y la verdad los hará libres.

Oramos. Padre tu verdad está escrita, el visionario caminará confiado cuando se apoye en ti, que siempre tu verdad se revele en mí, amén.

Visionario es aquel que va más allá de lo que comenta la mayoría, que en silencio y soledad puede dar crédito a Dios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí