“Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?”. Mt. 16:26.

Dios es bueno, da la Palabra que cambia vidas, el vocabulario es transformado a un lenguaje de fe. Dios quiere que tengas lo mejor, ser salvo y lograr entrar al Reino de los cielos es el esfuerzo que Jesús pagó con su propia vida, derramando su sangre, gota a gota, a fin de cumplir un sueño del Padre; la Redención del hombre.

Los hijos disfrutan de las promesas desde el momento que Dios las da. El Padre ha depositado dentro de ti las promesas, nadie puede rotarte, salvo tú mismo.

Gente que actúa en lo que cree logra alcanzar los objetivos que de otra mamera eran imposibles. El precio está pagado, la puerta abierta está, entra, determina ser un ganador en Jesús, arrebata todo lo que ahora puedes con Dios de tu lado.

El pensamiento inverso hará que hoy veas el futuro, trabajes para luego recibir la bendición desde hoy, proyectarse con Dios es sólo para quienes quieren invertir en Dios, sus capacidades, tiempo, talentos, la vida.

Una vida mejor es posible con Jesús, una vida equilibrada es posible porque Jesús venció, los cielos están abiertos, solamente toma la llave correcta, Dios la ha puesto en tu mano, para que lo que abres nunca se cierre, seguirán como ríos las promesas de Dios y te alcanzarán y por cierto que te bendecirá Jehová el Señor.

Oramos: Señor entrena mis oídos para oír tu voz, mi ser se deleita en tu presencia, hoy es el día de mi promoción, en el nombre de Jesús, amén.

Toma este momento para reflexionar: ¿Vives una vida mejor que antes? Si no lo es, ve a la presencia de Dios, Él te dirá lo que tienes que hacer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí