“ Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”. Juan 8:44.

Podemos elegir a confiar en Dios para que nos de lo que necesitamos hoy, la semana que viene y dentro de 20 años, incluso si nuestras peores pesadillas se hacen realidad.

Las promesas de Dios nos dan esperanza en toda circunstancia. Al final, Él resolverá todos los problemas que enfrentamos aquí en la tierra.

Pablo escribió a la iglesia en Filipos acerca de esta verdad, y luego nos dio una guía para librarnos de los pensamientos ansiosos. Por un momento, concentrémonos en uno de estos pensamientos de reemplazo: “Consideren bien…todo lo verdadero”.

Lo que me mete en problemas es preocuparme por cosas que nunca podrían suceder. Pero la Verdad es el arma más poderosa que tengo contra el enemigo, que “Es un mentiroso. ¡Es el padre de la mentira!”.

Así que luchemos contra el enemigo con lo que sea verdadero o sea ¡lo que sea real! Cuando permitimos que nuestros pensamientos se salgan de control con preocupación y miedo, ya sea consciente o inconscientemente, tratamos de desempeñar el papel omnisciente que sólo Dios puede desempeñar.

Olvidamos que en realidad la buena noticia es que Él tiene el control, y nosotras no. Incluso cuando nuestros peores temores se hacen realidad, Dios sigue siendo nuestra esperanza inagotable. Nos dio una salida a nuestra ansiedad. Tenemos la opción de entregar nuestros temores a Dios.

Ahora, el cambio es difícil y puede venir lentamente. Pero debido a que somos nuevas criaturas, tenemos el poder del Espíritu para elegir la verdad. ¡Cambiar de pensamiento es posible! Podemos sacar los pensamientos de “qué pasaría si” de nuestras cabezas y reemplazarlos con lo que es verdad. ¡Al hacerlo, destruimos su poder sobre nosotras!

Oramos: Señor, gracias por darme el Espíritu Santo para ayudarme a detener mis pensamientos ansiosos. Ayúdame a confiar en Ti completamente hoy. En el nombre de Jesús, Amén.

Toma uno de tus pensamientos ansiosos y escríbelo. ¿Cuál es el pensamiento? Ahora analiza el pensamiento: ¿Es verdad? Da un paso más y considera: ¿Qué dice Dios sobre este pensamiento?.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí